18 marzo 2009

Un día en DisneyLand.

Como me decían cuando era pequeñito, en esta vida hay que tener paciencia. Y así es que con 22 añitos por fin logré cumplir mi sueño de ir a DisneyLand. ¡Y me lo pasé como un niño!

La idea de ir fue de Anna, una Erasmus alemana de nuestra facultad que tiene su coche aquí. Salimos de Rennes a las 6 de la mañana y a las 10:30h ya estábamos entrando en el parque para pasar allí todo el día.


Nuestra expedición, delante del castillo de DisneyLand.


No es un parque de emociones fuertes propiamente dicho, aunque también tiene sus montañas rusas con loopings, además de otras atracciones interesantes.

Le recomiendo a todo el mundo que vaya, que no se pierda el "Moteurs Action", un espectáculo de coches y motos que muestra en vivo como se crean este tipo de efectos especiales para las películas. ¡Espectacular! Sólo se programa unas cuantas veces al día y merece la pena.

¡Muy importante! Para no perderse a ninguno de los personajes de Disney, la mejor opción es presenciar el desfile que se celebra en la zona de entrada del parque, al principio de la tarde. ¡Fantástico!


3 comentarios:

Irene dijo...

Que weno Martín! Alégrome k o esteas pasando ben en Francia. Disfruta, k akí é o de sempre, jeje. Bikiños e ata que volvas por aquí.

G dijo...

Jajaja q wena un saludo jefe!

Anónimo dijo...

q tal meu??
joder dame ganas de deixar unha e irme de erasmus para o ano....jeje
saudos!!
Marcos